Un poco de historia

Historia del ascensor

El ascensor, se utiliza para trasladar personas o cosas desde de una planta a otra, por medio eléctricos o hidráulicos.
Los ascensores, están compuestos por una cabina sustentada por cables a una armadura, que se desplaza dentro de un vacío con guías verticales de acero, con mecanismos de subida y bajada y con una fuente de energía. Años atrás, los ascensores funcionaban con cuerdas o cadenas, donde una o diversas personas efectuaban fuerza sobre las cadenas para subir o bajar. Durante el siglo XIX la grande parte de los elevadores eran accionados por una máquina de vapor.

Elisha Otis en 1853, inventó los primeros frenos, un ascensor equipado con un dispositivo para parar la caída de la cabina si la cuerda de izado se rompía. En la actualidad, se continúa usando estos dispositivos de seguridad pero con mes modernidad.

En la década de 1870 se instaló en Estados Unidos, en un comercio de Nueva York el primer ascensor o elevador de pasajeros.

En 1880 el inventor alemán Werner Von Siemens introdujo el motor eléctrico en la construcción de elevadores. En su invento, la cabina, que sostenía el motor bajo, subía por el vacío por medio de engranajes de piñones giratorios que accionaban los apoyos en los lados del vacío.

Alrededor del año 1949, se eliminó el trabajo del ascensorista de contar las personas que están en el ascensor por un comando automático integral que controla los sistemas de seguridad.

El edificio Sears-Roebuck a Chicago, de 110 pisos, tiene 109 ascensores con velocidades de hasta 549 m/min.